Información general en Español
H. pylori y Úlcera Péptica

¿Qué es la úlcera péptica?

Una úlcera péptica es una llaga en el revestimiento del estómago o el duodeno, que es el principio del intestino delgado. Las úlceras pépticas son comunes: uno de cada 10 estadounidenses contrae una úlcera en algún momento de su vida. Una causa de la úlcera péptica es una infección bacteriana, pero algunas úlceras son causadas por el uso prolongado de agentes antiinflamatorios no esteroideos (AAINE), como la aspirina (ácido acetilsalicílico) y el ibuprofeno. En contadas ocasiones, tumores cancerosos del estómago o del páncreas pueden causar úlceras. Las úlceras pépticas no son causadas por alimentos muy condimentados ni por el estrés.

¿Qué es H. pylori?

Helicobacter pylori (H. pylori) es un tipo de bacteria. Los investigadores creen que H. pylori es responsable de la mayoría de ulceras pépticas.

La infección por H. pylori es común en los Estados Unidos: aproximadamente 20% de las personas menores de 40 años y la mitad de las mayores de 60 tienen esta bacteria. Sin embargo, la mayoría de las personas infectadas no contraen úlcera. No se conoce la razón por la cual H. pylori no causa úlceras en todas las personas a las que infecta. Es muy probable que la infección dependa de las características de la persona infectada, el tipo de H. pylori y otros factores que aún se desconocen.

Los investigadores no están seguros de la manera en que las personas contraen H. pylori, pero creen que puede ser por medio de los alimentos o el agua.

Los investigadores han encontrado H. pylori en la saliva de algunas personas infectadas, de manera que la bacteria puede propagarse también por el contacto de boca a boca, por ejemplo al besarse.

¿Cómo causa H. pylori una úlcera péptica?

H. pylori debilita el revestimiento mucoso que protege el estómago y el duodeno, lo cual permite que el ácido afecte la superficie sensible que se halla por debajo de dicho revestimiento. Por efecto tanto del ácido como de las bacterias, esa superficie delicada se irrita y se forma una llaga o úlcera.

H. pylori puede sobrevivir en el ácido del estómago porque secreta enzimas que lo neutralizan. Este mecanismo permite que H. pylori se abra paso hasta la zona “segura”, o sea, el revestimiento mucoso protector. Una vez que llega allí, la forma de espiral que tiene la bacteria le ayuda a perforar dicho revestimiento.

¿Cuáles son los síntomas de una úlcera?

Incomodidad abdominal es el síntoma más común. Generalmente, la incomodidad de la úlcera:

  • Es de carácter sordo y persistente.
  • Aparece y desaparece durante varios días o semanas.
  • Se presenta entre dos y tres horas después de comer.
  • Se presenta en mitad de la noche (cuando el estómago está vacío).
  • Se mitiga ingiriendo alimentos.
  • Se mitiga ingiriendo medicamentos antiácidos.

Puede haber otros síntomas como:

  • pérdida de peso
  • pérdida del apetito
  • distensión del abdomen
  • eructos
  • náuseas
  • vómitos

Algunas personas presentan tan solo un síntoma leve o ningún síntoma.

Síntomas de urgencia

Llame inmediatamente a su médico si presenta cualquiera de estos síntomas:

  • Dolor de estómago de carácter agudo, repentino y persistente.
  • Evacuación de heces fecales sanguinolentas o negras.
  • Vómito de sangre o con aspecto de poso del café.

Estos pueden ser signos de un problema grave, como por ejemplo:

  • Perforación: cuando la úlcera perfora la pared del estómago o el duodeno.
  • Hemorragia: cuando el ácido del estómago o la úlcera rompen un vaso sanguíneo.
  • Obstrucción: cuando la úlcera bloquea el trayecto de los alimentos que van a salir del estómago.

¿Cómo se diagnostica una úlcera relacionada con H. pylori?

Diagnóstico de la úlcera

Aspecto de la bacteria H. pyloriPara ver si los síntomas son causados por una úlcera, el médico puede ordenar una serie esofagogastroduodenal (GI series) o una endo-scopia. La serie es un estudio con rayos X del esófago, el estómago y el duodeno. Se da a beber al paciente un líquido de consistencia parecida al yeso que se llama bario, y que sirve para que estos órganos y cualquier posible úlcera se vea más claramente en la radiografía.

La endoscopia es un examen que se hace con el endoscopio, que es un tubo fino provisto de una luz y una cámara diminuta en la punta. Después de haberle dado un sedante ligero al paciente, el médico introduce cuidadosamente el endoscopio por la boca de la persona y lo va haciendo bajar por la garganta hasta llegar al estómago y el duodeno. De esta manera, el médico puede observar directamente el revestimiento del esófago, el estómago y el duodeno. El médico puede valerse del endoscopio para tomar fotos de las úlceras o para extraer un fragmento diminuto de tejido para examinarlo con el microscopio.

Diagnóstico de H. pylori

Si se identifica una úlcera, el médico hará estudios para ver si el paciente está infectado con H. pylori. Dicho estudio es importante porque el tratamiento de una úlcera causada por H. pylori es diferente de una causada por AAINE.

H. pylori se puede diagnosticar mediante pruebas de sangre, aliento y tejido. Las pruebas de sangre son las más comunes. Permiten detectar anticuerpos contra dicha bacteria. La sangre se extrae en el consultorio del médico mediante un pinchazo en la yema del dedo.

La prueba urea de aliento se usa principalmente después del tratamiento para ver si este dio resultado, pero se pueden usar también para el diagnóstico.

En el consultorio del médico, el paciente bebe una solución de urea que contiene un átomo de carbono especial. Si H. pylori está presente, descompone la urea y al hacerlo libera el carbono. La sangre transporta el carbono a los pulmones, desde donde el paciente lo exhala. La prueba del aliento tiene una exactitud de 96 a 98 por ciento.

La prueba fecal podría ser usada para detectar la infección H. pylori en las heces del paciente. Estudios han probado que la prueba llamada el Helicobacter pylori stool Antigent, siglas en inglés HPSA, es precisa por diagnosticar H. pylori.

Las pruebas tisulares se hacen generalmente con la muestra biopsia que se extrae con el endoscopio. Las hay de tres tipos:

  • La prueba rápida de ureasa detecta esta enzima, que es producida por H. pylori.
  • La prueba histológica permite que el médico observe y examine la bacteria en sí misma.
  • La prueba de cultivo permite que H. pylori se reproduzca en la muestra de tejido.

Las diagnosis de H. pylori, la sangre, el aliento y pruebas fecales normalmente están hechas antes de las pruebas tisulares porque ellas son menos invasoras. Sin embargo, las pruebas de sangre no son usadas para detectar H. pylori después de tratamiento porque la sangre de los pacientes puede mostrar resultados positivos aun después H. pylori ha sido eliminada.

¿Cómo se tratan las úlceras pépticas causadas por H. pylori?

Las úlceras pépticas por H. pylori se tratan con medicamentos para matar estas bacterias, disminuir la secreción de ácido gástrico y proteger el revestimiento del estómago. Para matar las bacterias se usan antibióticos. Pueden emplearse dos tipos de medicamentos supresores del ácido: los bloqueadores H2 y los inhibidores de la bomba de protones.

Los bloqueadores H2 bloquean el efecto de la histamina, sustancia que estimula la secreción de ácido. Ayudan a disminuir el dolor ulceroso después de algunas semanas. Los inhibidores de la bomba de protones suprimen la producción de ácido al interrumpir el mecanismo que bombea ácido hacia el estómago. Los bloqueadores H2 y los inhibidores de la bomba de protones se han prescrito por sí solos durante años como tratamiento de las úlceras. Pero si se usan por sí solos, estos medicamentos no erradican a H. pylori y, por consiguiente, no curan las úlceras relacionadas con esta bacteria. El subsalicilato de bismuto, uno de los componentes de Pepto-Bismol, se usa para proteger del ácido el revestimiento del estómago. También destruye a H. pylori.

El tratamiento generalmente entraña la combinación de antibióticos, supresores del ácido y protectores del estómago. Regímenes antibióticos recomendado para pacientes podría diferir en regiones diferentes del mundo porque algunas áreas han comenzado a mostrar resistencia a antibióticos particulares. El uso de solo un tipo de medicina para tratar H. pylori no se recomienda.

En la actualidad, la forma más eficaz de tratar el problema consiste en administrar durante dos semanas lo que se conoce como terapia triple. Esta exige tomar dos antibióticos para matar las bacterias y bien sea un supresor de la secreción de ácido o un protector del revestimiento gástrico. La terapia triple administrada durante dos semanas disminuye los síntomas ulcerosos, destruye las bacterias y evita la recurrencia de la úlcera en más de 90% de los pacientes.

Desgraciadamente, a las personas les puede resultar complicado porque exige tomar hasta 20 pastillas al día. Asimismo, los antibióticos que se usan pueden causar efectos colaterales leves tales como náuseas, vómitos, diarrea, heces de color oscuro, sabor metálico, mareos, dolores de cabeza e infecciones por levaduras en las mujeres. (Casi todos los efectos colaterales pueden tratarse suspendiendo el medicamento.) A pesar de todo, investigaciones recientes han comprobado que lo ideal es que la terapia triple dure dos semanas.

Resultados preliminares de estudios efectuados en otros países indican que una semana de terapia triple puede ser tan eficaz como dos semanas, y con menos efectos colaterales.

Otra opción es la terapia doble durante dos semanas. Esta se basa en el empleo de dos fármacos: un antibiótico y un supresor de la secreción de ácido. No es tan eficaz como la terapia triple.

En estudios de investigación se han obtenido resultados prometedores con la administración de una terapia cuádruple durante dos semanas, la cual se basa en dos antibióticos, un supresor de la secreción de ácido y un producto protector del revestimiento gástrico. También se conoce como terapia triple a base de bismuto.

Medicamentos usados para tratar las úlceras pépticas por H. pylori

Antibióticos: metronidazol, tetraciclina, claritromicina, amoxicilina

Bloqueadores H2: cimetidina, ranitidina, famotidina, nizatidina

Inhibidores de la bomba de protones: omeprazol, lansoprazol

Protector del revestimiento gástrico: subsalicilato de bismuto

Después del tratamiento

Para cerciorarse de que el tratamiento ha destruido todas las bacterias H. pylori, el médico efectuará una endoscopia de seguimiento o una prueba del aliento entre 6 y 12 meses después para comprobar si a un hay bacterias.

¿Se puede prevenir la infección por H. pylori?

Nadie sabe con certeza cómo se propaga H. pylori, de manera que la prevención es difícil. Los investigadores están tratando de obtener una vacuna para prevenir la infección.

¿Por qué razón los médicos no hacen pruebas sistemáticas para detectar H. pylori?

Modificar las creencias y el modo de ejercer de los médicos toma tiempo. Durante casi 100 años, los científicos y los médicos creían que las úlceras eran causadas por el estrés, los alimentos muy condimentados y las bebidas alcohólicas. El tratamiento incluía reposo en cama y una dieta no irritante. Posteriormente, los investigadores agregaron el ácido gástrico a la lista de causas y las úlceras comenzaron a ser tratadas con antiácidos.

Desde que se descubrió H. pylori en 1982, investigaciones efectuadas en todo el mundo han comprobado que el uso de antibióticos para destruir esta bacteria cura las úlceras pépticas. El predominio de H. pylori esta cambiando. La infección se hace menos común en las personas nacidas en países desarrollados. Sin embargo, la comunidad médica sigue debatiendo el papel de H. pylori en ulceras pépticas. Si usted padece de una ulcera péptica y no se ha hecho una prueba para infección de H. pylori, consulte su médico.

En 1994, los Institutos Nacionales de Salud dieron a conocer una declaración de consenso en la que se confirmó que H. pylori causa las úlceras pépticas. A pesar de las pruebas, sin embargo, la comunidad médica sigue debatiendo el papel de H. pylori en las úlceras pépticas. Si usted padece una úlcera péptica y no le han hecho la prueba de la infección por H. pylori, hable con su médico.

Conviene recordar

  • Una úlcera péptica es una llaga en el revestimiento del estómago o del duodeno.
  • La mayoría de úlceras pépticas son causadas por la bacteria H. pylori. Muchos de los otros casos son causados por NSAIDs. Ninguna es causada por alimentos condimentados ni por estrés.
  • H. pylori puede ser transmitida de persona a persona mediante contacto cercano o exposición a vómito.
  • Lávese siempre las manos después de ir al baño y antes de comer.
  • Una combinación de antibióticos es el tratamiento más eficaz de las úlceras pépticas por H. pylori.

Lecturas complementarias

Graham DY, Rakel RE, Fendrick AM, et al. Recognizing peptic ulcer disease: keys to clinical and laboratory diagnosis. Postgraduate Medicine. 1999;105(3):113–133.

Lahaie RG, Gaudreau C. Helicobacter pylori antibiotic resistance: trends over time. Canadian Journal of Gastroenterology. 2000;14(10):895–899.

Manes G, Balzano A, Iaquinto G, et al. Accuracy of the stool antigen test in the diagnosis of Helicobacter pylori infection before treatment and in patients on omeprazole therapy. Alimentary Pharmacology and Therapeutics. 2001;15(1):73–79.

McManus TJ. Helicobacter pylori: an emerging infectious disease. Nurse Practitioner. 2000;25(8):42–46.

National Institutes of Health, Office of the Director. NIH Consensus Statement: Helicobacter pylori in Peptic Ulcer Disease. Vol. 12, No. 1. Bethesda, MD: National Institutes of Health; 1994.

Saunders CS. H. pylori infection: simplifying management. Patient Care. 1999;(20):118–134.

Vaira D, Holton J, Menegatti M, et al. Review article: invasive and noninvasive tests for Helicobacter pylori infection. Alimentary Pharmacology and Therapeutics. 2000;14(suppl 3):13–22.

El gobierno de Los Estados Unidos no apoya ni favorece ningún producto comercial o compañía especifico. Nombres de comercio, propietario o de compañías que aparecen en este documento se usan solamente porque son considerados necesario en el contexto de la información proporcionada. Si no se menciona un producto, este no significa o no implica que ese producto es insatisfactorio.

Definición de enfermedad celíaca

Enfermedad celíaca, que también se llama celiaquía, significa que una persona no puede consumir gluten. El gluten es una proteína que se encuentra en el trigo, el centeno y la cebada. Puede también encontrarse en algunas medicinas. La enfermedad celíaca es hereditaria, lo que significa que “corre en la familia”. Otro nombre para la enfermedad celíaca es intolerancia al gluten.

En las personas con esta enfermedad, el sistema inmunitario reacciona al gluten dañando el revestimiento del intestino delgado. Este revestimiento tiene bultos, llamados vellosidades, que son como pequeños dedos. Las vellosidades normalmente absorben nutrientes de los alimentos que comemos. Cuando las vellosidades están dañadas, el cuerpo no puede obtener los nutrientes que necesita.

Las personas con enfermedad celíaca no siempre saben que tienen la enfermedad. Esto es porque no se sienten enfermos. O, si se sienten enfermos, no saben que la causa es la enfermedad celíaca.

La enfermedad celíaca puede ser grave

De hecho, la enfermedad celíaca puede ser muy grave. Además de dolor de estómago, puede causar

  • anemia
  • desnutrición
  • esterilidad
  • cierto sarpullido en la piel
  • otros problemas de salud

Síntomas de la enfermedad celíaca

Los síntomas de esta enfermedad incluyen

  • gases
  • diarrea
  • dolor de estómago
  • cansancio
  • cambios en el estado de ánimo
  • pérdida de peso
  • comezón en la piel con ampollas
  • crecimiento lento

La mayoría de la gente con enfermedad celíaca tiene uno o más de estos síntomas, pero no todos tienen problemas digestivos. Algunas personas con la enfermedad no tienen ningún síntoma. Además, tener uno o más de los síntomas no significa necesariamente que una persona tenga enfermedad celíaca. Hay muchos otros trastornos que presentan estos síntomas.

Diagnóstico de la enfermedad celíaca

La enfermedad celíaca puede ser difícil de diagnosticar porque sus síntomas son similares a los de muchas otras enfermedades digestivas. Por eso, las personas pueden tener la enfermedad por muchos años sin recibir tratamiento.

Si su médico cree que usted tiene enfermedad celíaca, probablemente le haga una prueba de sangre. Deberá seguir su dieta normal antes y durante el período de la prueba. Es decir, comer sus comidas habituales. Si no lo hace, los resultados podrían ser erróneos.

Si las pruebas indican un posible caso de enfermedad celíaca, el médico le hará una biopsia para verificar el diagnóstico. Durante una biopsia el médico quita una pequeña muestra de tejido del intestino delgado. Para llegar al intestino delgado, el médico introduce un tubo largo en la boca del paciente y lo lleva hacia el estómago. Al final del tubo hay pequeños instrumentos que se usan para quitar una muestra de tejido. Luego se examina la muestra con un microscopio. El paciente toma una medicina antes de la biopsia para adormecerlo y para que no sienta ningún dolor. Mucha gente duerme durante todo el procedimiento.

Tratamiento de la enfermedad celíaca

El único tratamiento para esta enfermedad es una dieta sin gluten. Un dietista puede ayudarle a saber cómo seleccionar alimentos sin gluten. El dietista es un experto en alimentos y en alimentación saludable. Le enseñará cómo revisar las etiquetas de los alimentos y otros productos para ver si contienen gluten. Si no consume gluten, el intestino delgado sanará. Si consume gluten o productos que contienen gluten, se dañará el intestino delgado.

El siguiente cuadro enumera ejemplos de alimentos que puede comer y alimentos que debe evitar si tiene enfermedad celíaca. Sin embargo, no es una lista completa de todos los alimentos y productos que contienen gluten. Un dietista puede ofrecerle otros ejemplos y ayudarle a seguir una dieta sin gluten.

Alimentos y productos que puede comer
Nombre en inglés
AmarantoArrurruz

Trigo sarraceno

Mandioca

Maíz

Lino

Zacate de arroz de la India

Lágrimas de Job

Legumbres

Mijo

Nueces

Papas

Quinoa

Arroz

Sagú

Semillas

Soya

Sorgo

Tapioca

Arroz silvestre

Yuca

AmaranthArrowroot

Buckwheat

Cassava

Corn

Flax

Indian rice grass

Job’s tears

Legumes

Millet

Nuts

Potatoes

Quinoa

Rice

Sago

Seeds

Soy

Sorghum

Tapioca

Wild Rice

Yucca

Alimentos y productos que debe evitar
Nombre en inglés
Trigo:

  • Carraón, escandia, espelta, kamut
  • Almidón de trigo, salvado de trigo, germen de trigo, trigo partido, proteína de trigo hidrolizada
Wheat:

  • Einkorn, emmer, spelt, kamut
  • Wheat starch, wheat bran, wheat germ, cracked wheat, hydrolyzed wheat protein
CebadaCenteno

Triticale (una mezcla entre trigo y centeno)

BarleyRye

Triticale

Otros productos de trigo:

  • Harina bromada
  • Harina de trigo duro
  • Harina enriquecida
  • Harina de mandioca
  • Harina de trigo entero
  • Harina fosfatada
  • Harina simple
  • Harina leudante
  • Semolina
  • Harina común
  • Bromated flour
  • Durum flour
  • Enriched flour
  • Farina
  • Graham flour
  • Phosphated flour
  • Plain flour
  • Self-rising flour
  • Semolina
  • White flour
Alimentos y productos que debe evitar
Alimentos procesados que puedan contener trigo, cebada o centeno*:
Nombre en inglés
Cubitos de caldoJarabe de arroz integral

Papitas fritas

Caramelos

Fiambres, perros calientes, salami, chorizo

Ostia de comunión

Papas fritas

Salsa de jugo de carne

Imitación de pescado

Pan ácimo

Mezclas de arroz

Salsas

Chips de tortilla sazonados

Pavo en su jugo

Sopas

Salsa de soya

Verduras con salsa

Bouillon cubesBrown rice syrup

Chips/potato chips

Candy

Cold cuts, hot dogs, salami,

sausage

Communion wafer

French fries

Gravy

Imitation fish

Matzo

Rice mixes

Sauces

Seasoned tortilla chips

Self-basting turkey

Soups

Soy sauce

Vegetables in sauce

*La mayoría de estos alimentos se pueden encontrar sin gluten. Si tiene dudas,verifique con el fabricante del alimento.

Adaptado del siguiente recurso: Thompson T. Celiac Disease Nutrition Guide. 2a edición. Chicago: American Dietetic Association; 2006. Con autorización. Para obtener una copia competa de Celiac Disease Nutrition Guide, visite www.eatright.org (este sitio web está en inglés).

Algunas cosas que debe recordar

  • Las personas con enfermedad celíaca no pueden consumir alimentos ni productos que contengan gluten.
  • La enfermedad celíaca daña el intestino delgado.
  • Si una persona tiene enfermedad celíaca y no recibe tratamiento, no puede obtener los nutrientes que necesita.
  • Sin tratamiento, las personas con enfermedad celíaca pueden desarrollar otros problemas de salud.
  • La enfermedad celíaca se diagnostica con pruebas de sangre y una biopsia del intestino delgado.
  • Se debe seguir una dieta sin gluten de por vida.
  • Un dietista puede ayudarle a elegir los alimentos adecuados.

Glosario

enfermedad celíaca: enfermedad en la que las personas no pueden consumir trigo, centeno ni cebada porque contienen gluten y por eso dañan el intestino delgado.

dietista: experto en nutrición que ayuda a la gente a planificar qué y cuánto comer.

intestino delgado: la parte del cuerpo donde se descompone la mayoría de los alimentos.

El Gobierno de los Estados Unidos no apoya ni prefiere ningún producto ni compañía en particular. Los nombres comerciales, patentados y de compañías que aparecen en este documento se usan únicamente porque se consideran necesarios en el contexto de la información provista. Si algún producto no se menciona, la omisión no significa ni implica que el producto no sea satisfactorio.

Cómo obtener más información

Nota: Si quiere ponerse en contacto con una de las siguientes organizaciones, es posible que necesite la ayuda de un intérprete o algún familiar o amigo bilingüe. No todas las organizaciones ofrecen asistencia en español.

Celiac Disease Awareness Campaign
National Digestive Diseases Information Clearinghouse
2 Information Way
Bethesda, MD 20892–3570
Teléfono: 1–800–891–5389
Fax: 703–738–4929
Correo electrónico: celiac@info.niddk.nih.gov
Internet: www.celiac.nih.gov

American Celiac Society
P.O. Box 23455
New Orleans, LA 70183–0455
Teléfono: 504–737–3293
Correo electrónico: info@americanceliacsociety.org
Internet: www.americanceliacsociety.org

American Dietetic Association
120 South Riverside Plaza, Suite 2000
Chicago, IL 60606–6995
Teléfono: 1–800–877–1600
Correo electrónico: knowledge@eatright.org
Internet: www.eatright.org

Celiac Disease Foundation
13251 Ventura Boulevard, #1
Studio City, CA 91604
Teléfono: 818–990–2354
Fax: 818–990–2379
Correo electrónico: cdf@celiac.org
Internet: www.celiac.org

Celiac Sprue Association/USA Inc.
P.O. Box 31700
Omaha, NE 68131–0700
Teléfono: 1–877–CSA–4CSA (272–4272)
Fax: 402–558–1347
Correo electrónico: celiacs@csaceliacs.org
Internet: www.csaceliacs.org

Gluten Intolerance Group of North America
31214 124th Avenue SE
Auburn, WA 98092
Teléfono: 253–833–6655
Fax: 253–833–6675
Correo electrónico: info@gluten.net
Internet: www.gluten.net

National Foundation for Celiac Awareness
P.O. Box 544
Ambler, PA 19002
Teléfono: 215–325–1306
Correo electrónico: info@celiaccentral.org
Internet: www.celiaccentral.org

Campaña para aumentar el conocimiento sobre la enfermedad celíaca

Para satisfacer la necesidad de ofrecer información integral y actual sobre la enfermedad celíaca, el National Digestive Diseases Information Clearinghouse (NDDIC), un servicio del National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDDK), lanzó la Celiac Disease Awareness Campaign, que en español significa “campaña para aumentar el conocimiento sobre la enfermedad celíaca”. La campaña es el resultado de las ideas y los esfuerzos combinados de organizaciones profesionales y voluntarias que se centran en la enfermedad celíaca, junto con el NIDDK, los National Institutes of Health y los Centers for Disease Control and Prevention.

Visite www.celiac.nih.gov para saber más sobre esta campaña.

Esta publicación puede contener información sobre medicamentos que se usan para tratar una afección médica. Durante la preparación de este librito, el NIDDK incluyó la información más actualizada disponible. Ocasionalmente, se publica información nueva sobre medicamentos. Para recibir información al día, o si tiene preguntas sobre cualquier medicamento, comuníquese con el U.S. Food and Drug Administration (FDA). Llame gratis al 1–888–INFO–FDA (463–6332), o visite su sitio web en www.fda.gov (en español: www.fda.gov/oc/spanish/default.htm). Consulte a su médico para más información.

Cirrosis del Hígado
El hígado, el mayor órgano del cuerpo, es esencial para mantener el organismo funcionando adecuadamente. Elimina o neutraliza venenos de la sangre, produce agentes inmunitarios para controlar las infecciones y elimina gérmenes y bacterias de la sangre. Fabrica proteínas que regulan la coagulación de la sangre y produce bilis para ayudar a absorber las grasas y las vitaminas solubles en grasa. No se puede vivir sin un hígado que funcione bien.En la cirrosis del hígado, el tejido normal y sano es reemplazado por un tejido cicatrizal que bloquea el flujo de sangre a través del órgano e impide que trabaje como debería. La cirrosis es la doceava causa de muerte por enfermedades, y mata a unas 26,000 personas al año. Además, el costo de la cirrosis en términos de sufrimiento humano, costos de hospital y pérdida de productividad también es alto.

Causas

La cirrosis tiene muchas causas. En los Estados Unidos, las causas más comunes son el alcoholismo y la hepatitis C.

Enfermedad del hígado por alcoholismo. Para muchas personas, la cirrosis del hígado es sinónimo de alcoholismo crónico, pero en realidad, el alcoholismo es sólo una de las causas. La cirrosis alcohólica generalmente se desarrolla después de más de una década de beber en exceso. La cantidad de alcohol que puede dañar el hígado varía mucho de una persona a otra. En las mujeres, tan sólo dos o tres vasos de bebida al día han sido asociados con daños al hígado, y en los hombres, sólo tres a cuatro tragos al día. El alcohol parece lesionar el hígado al bloquear el metabolismo normal de las proteínas, las grasas y los carbohidratos.

Hepatitis C crónica. El virus de la hepatitis C es, junto con el alcohol, una de las principales causas de enfermedad hepática crónica y cirrosis en los Estados Unidos. La infección con este virus causa inflamación del hígado y lo daña levemente, lo que al pasar varias décadas puede derivar en cirrosis.

Hepatitis B y D crónica. El virus de la hepatitis B probablemente sea la causa más común de cirrosis al nivel mundial, pero en los Estados Unidos y en países de Occidente es menos común. La hepatitis B, como la hepatitis C, causa inflamación y daños al hígado que tras varias décadas pueden derivar en cirrosis. El virus de la hepatitis D es otro virus que infecta al hígado, pero sólo a personas que ya tienen hepatitis B.

Hepatitis autoinmune. Este tipo de hepatitis parece ser causado cuando el sistema inmunitario ataca al hígado causando inflamación, daño y eventualmente cicatrizaciones y cirrosis.

Enfermedades hereditarias. La deficiencia de alfa-1 antitripsina, la hemocromatosis, la enfermedad de Wilson, la galactosemia y las enfermedades por almacenamiento de glucógeno son algunas de las enfermedades que interfieren con la manera en que el hígado produce, procesa y almacena enzimas, proteínas, metales y otras sustancias que el organismo necesita para funcionar bien.

Esteatohepatitis no alcohólica (NASH, por sus siglas en inglés). En esta enfermedad, se acumula grasa en el hígado que con el tiempo produce tejido cicatrizal. Este tipo de hepatitis parece estar asociado con la diabetes, la malnutrición por falta de proteínas, la obesidad, la enfermedad de las arterias coronarias y el tratamiento con medicamentos corticoesteroides.

Conductos biliares taponados. Cuando se taponan los conductos que llevan la bilis del hígado, la bilis se acumula y causa daños al tejido del hígado. En los bebés, los conductos biliares taponados muchas veces se deben a la atresia biliar, una enfermedad en la que los conductos biliares están ausentes o lesionados. En los adultos, la causa más común es la cirrosis biliar primaria, una enfermedad en la cual los conductos se inflaman, taponan y llenan de cicatrices. La cirrosis biliar secundaria puede ocurrir después de una operación de vesícula, si los conductos se cierran o lesionan accidentalmente.

Medicamentos, toxinas e infecciones. Algunas reacciones graves a los medicamentos recetados, una exposición prolongada a toxinas ambientales, la infección de parásitos llamada esquistosomiasis y repetidos ataques de insuficiencia cardíaca con congestión hepática pueden todas llevar a la cirrosis.

Síntomas

Muchas personas con cirrosis no presentan síntomas al principio de la enfermedad. Sin embargo, a medida que el tejido cicatrizal reemplaza las células sanas, la función del hígado comienza a fallar y la persona puede tener los siguientes síntomas:

  • agotamiento
  • fatiga
  • falta de apetito
  • náusea
  • debilidad
  • pérdida de peso
  • dolor abdominal
  • vasos sanguíneos en forma de araña (angioma de araña) que se desarollan en la piel

A medida que avanza la enfermedad, pueden presentarse complicaciones. En algunas personas, éstas podrían ser los primeros signos de la enfermedad.

Complicaciones de la cirrosis

La pérdida de la función hepática afecta el cuerpo de muchas formas. Los siguientes son los problemas comunes, o complicaciones, que causa la cirrosis:

Edema y ascitis. Cuando el hígado pierde la capacidad de fabricar la proteína albúmina, se acumula agua en las piernas (edema) y en el abdomen (ascitis).

Moretones y sangrado. Cuando el hígado hace más lenta o detiene la producción de las proteínas necesarias para que la sangre coagule, la persona puede tener moretones o sangrar con facilidad. Las palmas de las manos pueden estar enrojecidas y moteadas con eritema palmar.

Ictericia. La ictericia es una coloración amarillenta de la piel y los ojos que ocurre cuando el hígado enfermo no absorbe suficiente bilirrubina.

Picazón. Los productos de la bilis depositados en la piel pueden ocasionar una picazón intensa.

Cálculos biliares. Si la cirrosis impide que la bilis llegue a la vesícula, la persona puede desarrollar cálculos biliares.

Toxinas en la sangre o en el cerebro. Un hígado dañado no puede eliminar las toxinas de la sangre, lo que hace que se acumulen en la sangre y con el tiempo en el cerebro. Allí, las toxinas pueden entorpecer el funcionamiento mental y producir cambios en la personalidad, coma y hasta la muerte. Algunos signos de la acumulación de toxinas en el cerebro son: descuido del aspecto personal, indiferencia, falta de memoria, dificultad para concentrarse y cambios en los hábitos de sueño.

Sensibilidad a la medicación. La cirrosis hace más lenta la capacidad del hígado de filtrar los medicamentos de la sangre. Debido a que el hígado no elimina los medicamentos de la sangre con la misma rapidez, éstos actúan por más tiempo y se acumulan en el cuerpo. Esto hace que la persona sea más sensible a los medicamentos y sus efectos secundarios.

Hipertensión portal. Normalmente, la sangre de los intestinos y del bazo es transportada al hígado por la vena porta. Pero la cirrosis hace que la sangre fluya más lentamente por la vena porta, lo que aumenta la presión dentro de esta vena. Esta afección se conoce como hipertensión portal.

Várices. Cuando el flujo de sangre por la vena porta se hace más lento, la sangre de los intestinos y del bazo se acumula en los vasos del estómago y del esófago. Estos vasos sanguíneos se agrandan porque no están preparados para llevar tanta sangre. Los vasos sanguíneos agrandados, llamados várices, tienen paredes delgadas y la presión dentro de ellos es mayor, y por lo tanto son más propensos a reventar. Si revientan, el resultado es una seria hemorragia en la parte superior del estómago o en el esófago que requiere atención médica inmediata.

Resistencia a la insulina y diabetes tipo 2. La cirrosis causa resistencia a la insulina. Esta hormona, producida por el páncreas, permite que la glucosa en la sangre sea usada como energía para las células de nuestro cuerpo. Si usted sufre de resistencia a la insulina, sus músculos, grasas y células hepáticas no usan la insulina apropiadamente. El páncreas trata de mantener la demanda de insulina al producir mas. Eventualmente, el páncreas no puede producir la suficiente insulina requerida por el cuerpo y la diabetes tipo 2 se desarolla dado al exceso de glucosa que se forma en el corriente sanguíneo.

Cáncer del hígado. El carcinoma hepatocelular, un tipo de cáncer del hígado causado por la cirrosis, comienza en los mismos tejidos del hígado. Tiene un alto índice de mortalidad.

Problemas en otros órganos. La cirrosis puede hacer que el sistema inmunitario no funcione bien, lo que puede llevar a infecciones. La ascitis (líquido) en el abdomen puede infectarse con bacterias que se encuentran normalmente en el intestino. La cirrosis también puede causar impotencia, que los riñones no funcionen bien y fallen, y la osteoporosis.

Diagnóstico

Para hacer un diagnóstico de cirrosis el médico se basa en los síntomas, pruebas de laboratorio, la historia clínica del paciente y un examen físico. Por ejemplo, durante un examen físico, el médico puede notar que el hígado está más duro o más grande de lo habitual y entonces ordena análisis de sangre que puedan comprobar la presencia de la enfermedad.

Si es necesario observar el hígado para ver si presenta signos de la enfermedad, el médico puede ordenar una tomografía axial computarizada (“CAT scan”), un ultrasonido, imágenes de resonancia magnética (IRM) o una tomografía del hígado en la que se usa un radioisótopo (una sustancia radiactiva inocua que resalta el hígado). O tal vez el médico quiera examinar el hígado usando un laparoscopio, un instrumento que se inserta a través del abdomen que envía imágenes a una pantalla de computadora.

Una biopsia de hígado confirmará el diagnóstico. Para la biopsia, el médico utiliza una aguja para tomar una pequeña muestra de tejido del hígado y luego la examina bajo un microscopio para ver si tiene cicatrizaciones u otros signos de la enfermedad.

Tratamiento

El daño que produce la cirrosis en el hígado no se puede revertir, pero el tratamiento puede detener o retrasar el avance de la enfermedad y reducir las complicaciones. El tratamiento depende de la causa de la cirrosis y de las complicaciones que tenga la persona. Por ejemplo, para la cirrosis ocasionada por el consumo excesivo de alcohol el tratamiento consiste en que el enfermo deje de tomar alcohol. El tratamiento de la cirrosis relacionada con la hepatitis consiste en distintos tipos de medicamentos que se utilizan para tratar los diferentes tipos de hepatitis, como el interferón para la hepatitis viral y los corticoesteroides para la hepatitis autoinmune. La cirrosis causada por la enfermedad de Wilson, en la cual se acumula cobre en los órganos, se trata con medicamentos que eliminan el cobre. Éstos son sólo algunos ejemplos, el tratamiento de la cirrosis que resulta de otras enfermedades dependerá de cuál enfermedad la causó. En todos los casos, independientemente de la causa, seguir una dieta sana y evitar el alcohol son dos medidas esenciales, porque el organismo necesita todos los nutrientes que pueda obtener y el alcohol sólo dañará más al hígado. La actividad física moderada también puede evitar o retrasar la cirrosis.

También es necesario tratar las complicaciones. Por ejemplo, para la ascitis y el edema, el médico puede recomendar una dieta baja en sodio o el uso de diuréticos, que son medicamentos para eliminar el exceso de líquido del cuerpo. Se prescriben antibióticos para las infecciones y hay varios medicamentos que pueden aliviar la picazón. Las proteínas hacen que se formen toxinas en el tracto digestivo, por lo que comer menos proteínas ayudará a reducir la acumulación de toxinas en la sangre y en el cerebro. También es posible que el médico recete laxantes para ayudar a absorber las toxinas y luego eliminarlas de los intestinos.

Para la hipertensión portal puede que el médico prescriba un medicamento para la presión arterial, como un betabloqueante. Si las várices sangran, el médico puede inyectarles un agente coagulante o realizar la llamada ligadura con banda elástica, en la cual se utiliza un dispositivo especial que comprime las várices y detiene el sangrado.

Cuando las complicaciones no se pueden controlar o cuando el hígado está tan dañado a causa de las cicatrizaciones que deja de funcionar por completo, es necesario realizar un trasplante de hígado. En la cirugía del trasplante de hígado, se extirpa el hígado enfermo y se lo reemplaza con un hígado sano de donante. Entre un 80 y un 90 por ciento de los pacientes sobreviven al trasplante de hígado. Los índices de supervivencia han mejorado en los últimos años gracias a medicamentos tales como la ciclosporina y el tacrolimo, que suprimen el sistema inmunitario y le impiden que ataque y dañe el nuevo hígado.

Para obtener más información

También puede obtener información sobre la cirrosis en

American Liver Foundation (ALF)
75 Maiden Lane, Suite 603
New York, NY 10038
Línea gratuita las 24 horas al día (7 días/semana): 1–800–465–4837 ó 1–888–443–7872
Teléfono: 212–668–1000
Telefax: 212–483–8179
Internet: www.liverfoundation.org

Hepatitis Foundation International (HFI)
504 Blick Drive
Silver Spring, MD 20904–2901
Teléfono: 1–800–891–0707 ó 301–622–4200
Telefax: 301–622–4702
Correo electrónico: hfi@comcast.net
Internet: www.hepfi.org

United Network for Organ Sharing (UNOS)
P.O. Box 2484
Richmond, VA 23218
Teléfono: 1–888–894–6361 ó 804–330–8500
Internet: www.unos.org

Pólipos en el colon

¿Qué son los pólipos en el colon?

Los pólipos en el colon son pequeños bultos de exceso de tejido que crecen dentro del intestino grueso, también llamado colon. La mayoría de los pólipos son benignos, lo que significa que no son cáncer. Pero con el tiempo, algunos pólipos grandes pueden convertirse en cancerosos.

¿Quiénes pueden padecer pólipos en el colon?

Cualquiera puede tener pólipos, pero puede que usted tenga más probabilidades si

  • tiene más de 50 años de edad
  • ya ha tenido pólipos
  • alguien de su familia ha tenido pólipos o cáncer de colon
  • come muchos alimentos grasos
  • fuma o bebe alcohol
  • no hace ejercicio
  • tiene sobrepeso

¿Cómo sabré si tengo pólipos en el colon?

La mayoría de los pólipos no causan síntomas. Tal vez no sepa que tiene pólipos hasta que el médico los detecta durante un chequeo.

Pero algunas personas tienen los siguientes síntomas:

  • sangrado del ano, que puede dejar sangre en la ropa interior o en el papel higiénico
  • estreñimiento o diarrea que dura más de una semana
  • sangre en las heces

¿Debo hacerme una prueba para saber si tengo pólipos en el colon?

Hable con su médico sobre la prueba para detectar pólipos si

  • tiene síntomas
  • tiene más de 50 años de edad
  • alguien de su familia ha tenido pólipos o cáncer de colon

¿Cómo se tratan los pólipos en el colon?

El médico generalmente quita los pólipos durante una colonoscopia (el procedimiento usado para examinar si tiene pólipos en el colon). Muchas veces los pólipos se quitan mediante una operación.

¿Qué es el estreñimiento?

El estreñimiento, o constipación de vientre, significa que una persona tiene tres evacuaciones o menos en una semana. El excremento es duro y seco. A veces es doloroso expulsarlo. La persona puede sentirse “pesada” y llena.

Algunas personas creen que deben tener una evacuación intestinal todos los días. Esto no ocurre necesariamente. No hay un número “correcto” de evacuación de heces. El organismo de cada persona descubre su propio número normal de evacuaciones. Depende de los alimentos que consuma, cuánto ejercicio haga, y otras cosas.

De cuando en cuando casi todos padecen estreñimiento. En la mayoría de los casos, dura un periodo corto y no es serio. Cuando entienda las causas del estreñimiento, podrá tomar los pasos para prevenirlo.

¿Qué puedo hacer?

Cambiar lo que come, lo que bebe, y la cantidad de ejercicio que hace le ayudarán a aliviar y prevenir el estreñimiento.

Estos son algunos de los pasos que puede seguir.

Consuma más fibra

La fibra ayuda a formar heces fecales suaves y voluminosas. Se encuentra en muchas verduras, frutas y granos. Procure agregar fibra un poquito a la vez, para que su organismo se acostumbre lentamente. Limite los alimentos que contienen poca o nada de fibra tales como helados, queso, carne, snacks como papitas fritas, y pizza, y alimentos procesados tales como puré de papas instantáneo o alimentos congelados preparados. La siguiente tabla le muestra algunos alimentos ricos en fibra.

Alimentos ricos en fibra

Fruta Verduras Panes, cereales y frijoles
Duraznos
Frambuesas
Mandarinas
Manzanas
Brócoli crudo
Calabaza
Col
Coliflor crudo
Espinaca
Repollito de Bruselas
Zanahoria cruda
Zapallito italiano
Cereal caliente de grano integral (avena, Wheatena)
Cereal frío de grano integral (All-Bran, Total, Bran Flakes)
Frijoles caritas
Frijoles colorados
Habas
Pan de trigo integral o de 7 granos

Tome suficiente agua y otros líquidos como jugos de frutas y verduras y caldo

Los líquidos ayudan a que las heces fecales se mantengan suaves y facilitan su evacuación, por lo que es importante beber suficiente líquido. Trate de no beber líquidos con cafeína o alcohol. La cafeína y el alcohol tienden a secar su sistema.

Haga suficiente ejercicio

Los médicos no están seguros de los motivos, pero el ejercicio regular ayuda al sistema a mantenerse activo y sano. No necesita convertirse en un gran atleta. Una caminata de 20 a 30 minutos todos los días le ayudará.

Dése suficiente tiempo para evacuar

A veces estamos tan apurados que no prestamos atención a las necesidades de nuestro cuerpo. Procure no ignorar las ganas de evacuar.

Use laxantes solamente si su médico le dice que debe hacerlo

Los laxantes son medicamentos que le ayudarán a evacuar. La mayoría de personas que están medio estreñidas no necesitan laxantes. Sin embargo, si está haciendo todo lo que debe y sigue estreñido, su médico puede recomendarle laxantes por un tiempo limitado.

Su médico le dirá si necesita laxantes y qué tipo es el mejor. Los laxantes vienen en diferentes formas: líquida, goma de mascar, pastillas y polvo para mezclar con agua, por ejemplo.

Consulte con su médico sobre los medicamentos que está tomando

Algunos medicamentos pueden causar estreñimiento. Entre ellos pastillas de calcio, pastillas para el dolor con codeína, algunos antiácidos, pastillas de hierro, diuréticos (para eliminar el agua), y medicamentos para la depresión. Si toma medicamentos para cualquier otro problema, hable con su médico.

Recuerde

  • El estreñimiento afecta casi a todos de cuando en cuando.
  • Muchas personas piensan que están estreñidas cuando en realidad no lo están.
  • En algunos casos, seguir estos simples consejos le puede ayudar:
    • Consuma una variedad de alimentos. Coma muchos frijoles, salvado, grano integral, frutas frescas y verduras.
    • Tome suficientes líquidos.
    • Haga ejercicios regularmente.
    • No ignore el deseo de evacuar.
    • Comprenda que los hábitos normales de evacuación son distintos para cada persona.
    • Si sus hábitos de evacuación cambian, consulte con su médico.
  • La mayoría de personas con estreñimiento leve no necesitan laxantes. Sin embargo, los médicos pueden recomendar laxantes por un tiempo limitado para personas con estreñimiento crónico.
  • Si está tomando medicamentos para otro problema le pueden causar estreñimiento.

Para obtener más información

International Foundation for Functional Gastrointestinal Disorders, Inc.
P.O. Box 170864
Milwaukee, WI  53217–8076
Teléfono: 1–888–964–2001 ó 414–964–1799
Correo electrónico: iffgd@iffgd.org
Internet: www.iffgd.org

Intestinal Disease Foundation
Landmarks Building, Suite 525
One Station Square
Pittsburgh, PA 15219
Teléfono: 1–877–587–9606 ó 412–261–5888
Internet: www.intestinalfoundation.org

El gobierno de Los Estados Unidos no apoya ni favorece ningún producto comercial o compañía especifico. Nombres de comercio, propietario o de compañías que aparecen en este documento se usan solamente porque son considerados necesario en el contexto de la información proporcionada. Si no se menciona un producto, este no significa o no implica que ese producto es insatisfactorio.

Definición de enfermedad de Crohn

La enfermedad de Crohn causa inflamación en partes del tubo digestivo. La inflamación

  • es irritación e hinchazón
  • generalmente es causada por llagas llamadas úlceras
  • puede causar dolor y diarrea

El tubo digestivo

  • es el pasaje por el que viajan los alimentos a través del cuerpo
  • va desde la boca hasta el ano
  • también se conoce como tubo gastrointestinal

En la enfermedad de Crohn, partes del tubo digestivo se inflaman. La mucosa enferma del tubo digestivo se hincha y cicatriza.

La enfermedad de Crohn a veces puede ser difícil de diagnosticar. Esto es porque sus síntomas son similares a los síntomas de otras enfermedades del tubo digestivo. La enfermedad puede afectar cualquier área del tubo digestivo, pero afecta principalmente una parte del intestino delgado llamada íleon.

¿Quiénes padecen enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn puede ser hereditaria, lo que significa que “corre en la familia”. Hasta 20 por ciento de las personas con enfermedad de Crohn tienen un pariente con la enfermedad u otra enfermedad inflamatoria del intestino. Es más común en personas de 20 a 30 años de edad. Tanto los hombres como las mujeres pueden padecer enfermedad de Crohn.

Síntomas de la enfermedad de Crohn

Los síntomas de la enfermedad de Crohn pueden variar de una persona a otra. Los síntomas más comunes son dolor abdominal y diarrea. Algunas personas tienen sangrado en el recto. El recto es el extremo inferior del tubo digestivo, justo antes del ano. El sangrado rectal

  • puede ser intenso
  • tal vez no se detenga sin ayuda médica
  • puede provocar anemia (indicación de que el cuerpo ha perdido demasiados glóbulos rojos)

La anemia causa cansancio. También puede causar pérdida de peso, problemas de la piel y fiebre. Los niños con enfermedad de Crohn pueden desarrollarse y crecer más lentamente que otros niños. Incluso es posible que no alcancen la estatura esperada.

La hinchazón del tubo digestivo achica el pasaje.

Causa de la enfermedad de Crohn

Los científicos tienen muchas ideas acerca de qué causa la enfermedad de Crohn. En las personas con enfermedad de Crohn, puede que el sistema inmunitario confunda las bacterias y los alimentos como “invasores”. El sistema inmunitario ataca a estos invasores, haciendo que los glóbulos blancos se acumulen en la mucosa de los intestinos. Esta acumulación produce hinchazón y daño intestinal.

Este problema en el sistema inmunitario puede ser una causa de la enfermedad, pero también puede ser una consecuencia. Otros factores asociadas con inflamación del tubo digestivo son

  • los genes de una persona
  • incapacidad del sistema inmunitario de diferenciar entre bacterias dañinas y no dañinas en el tubo digestivo
  • factores ambientales desconocidos que provoquen la enfermedad

Diagnóstico de la enfermedad de Crohn

Para diagnosticar la enfermedad de Crohn, el médico necesita obtener un historial clínico detallado y los resultados de un examen físico y ciertas pruebas. Durante su consulta, el médico

  • preguntará sobre sus síntomas y su salud
  • tal vez le haga algunas pruebas de sangre
  • quizás le pida una muestra de heces

Las pruebas de sangre pueden detectar anemia, la que puede significar que usted tiene sangrado en los intestinos. Estas pruebas también pueden detectar si usted tiene una cantidad alta de glóbulos blancos, un signo de inflamación en el cuerpo. Se puede usar una muestra de heces para determinar si hay sangrado. Esto verifica que el problema no es causado por una infección.

El médico tal vez le haga otras pruebas o procedimientos para detectar la enfermedad.

  • Radiografías. Además de radiografías rutinarias, a veces el médico toma una radiografía especializada llamada serie gastrointestinal (“upper GI series” en inglés).
  • Tránsito intestinal (“small bowel follow-through” en inglés). Se usa esta prueba para determinar la condición de su intestino delgado. Si le hiciera esta prueba, tendría que tomar bario, un líquido lechoso. El bario luce blanco en una película radiográfica, lo que ayuda al médico a ver úlceras y otros problemas.
  • Sigmoidoscopia o colonoscopia. Estas pruebas se usan para examinar mejor el interior de los intestinos. Para ambas pruebas, el médico coloca un tubo largo en el ano. El tubo viaja cerca de 3 pies en el intestino grueso y algunas veces hacia el extremo del intestino delgado. El tubo está conectado a una pantalla de video que muestra imágenes de los intestinos. Por eso el médico puede ver cualquier inflamación, úlceras o sangrado.
  • Biopsia. En una biopsia se quita una porción de tejido, en este caso de la mucosa intestinal. El médico examina el tejido con un microscopio para confirmar el diagnóstico de enfermedad de Crohn. Para este procedimiento tomaría una medicina para sedarlo. La biopsia no se siente.

 Complicaciones de la enfermedad de Crohn

La enfermedad de Crohn puede causar un bloqueo intestinal. El bloqueo ocurre cuando la pared intestinal se engrosa o hincha debido a la inflamación y el tejido cicatricial. Además, las úlceras pueden causar la formación de túneles en las áreas inflamadas del intestino o incluso en las partes sanas. Estos túneles se llaman fístulas. A veces pueden formarse algunos sacos de infección, llamados abscesos, en las fístulas y alrededor de éstas. Las fístulas se pueden tratar con medicina, pero algunas veces se requiere una cirugía.

Las personas con enfermedad de Crohn con frecuencia no obtienen los nutrientes que necesitan. Si usted tiene enfermedad de Crohn, puede que no obtenga suficientes proteínas, vitaminas o calorías en su dieta. Es decir, en lo que come y bebe. Hay varias situaciones que pueden causar que una persona no obtenga los nutrientes que necesita:

  • Puede que se sienta mal del estómago y por eso no coma lo suficiente.
  • Es posible que esté perdiendo proteína en el intestino.
  • Quizás no pueda absorber los nutrientes de sus alimentos.

Otros problemas que sufren algunas personas con enfermedad de Crohn son

  • artritis
  • problemas en la piel
  • inflamación en los ojos o la boca
  • piedras en los riñones
  • piedras en la vesícula

Algunos de estos problemas desaparecen durante el tratamiento. Pero algunos se deben tratar con otras medicinas.

Tratamiento de la enfermedad de Crohn

El tratamiento de la enfermedad de Crohn depende de

  • dónde está localizada la enfermedad
  • qué tan grave es la enfermedad
  • cuáles problemas el paciente ya padece a causa de la enfermedad
  • cuáles tratamientos el paciente ha recibido en el pasado

Las metas del tratamiento son

  • ayudar con la inflamación
  • corregir los problemas nutricionales
  • aliviar síntomas como dolor abdominal, diarrea y sangrado rectal

El tratamiento puede incluir

  • medicamentos
  • minerales y vitaminas
  • cirugía
  • apoyo nutricional

Tratamiento con medicamentos

El médico puede tratar la enfermedad de Crohn primero con un medicamento antinflamatorio. Este tipo de medicamentos ayuda a detener la inflamación y a aliviar el dolor y la diarrea. A veces, el medicamento causa efectos secundarios. Deberá hablar con su médico acerca de qué esperar.

También puede ser necesario utilizar otros tipos de tratamiento.

  • Esteroides. Los esteroides se producen con sustancias químicas naturales del cuerpo. No obstante, los esteroides se utilizan solamente por un período breve, ya que la exposición a largo plazo puede causar problemas.
  • Supresores del sistema inmunitario. Estos funcionan previniendo que su cuerpo se ataque a sí mismo. Consulte a su médico sobre los efectos secundarios de este tratamiento.
  • Infliximab (Remicade) o adalimumab (Humira). Remicade y Humira son medicamentos muy fuertes que se administran por inyección en la vena. Puede hablar con su médico para determinar si recomienda uno de estos medicamentos en su caso.La meta del tratamiento con medicamentos es evitar el uso de esteroides a largo plazo, para que usted mejore y se mantenga mejor.

Dieta

No ha sido determinado que algún alimento en particular cause daño o inflamación al intestino. Sin embargo, cuando las personas padecen enfermedad de Crohn, los siguientes alimentos pueden empeorar la diarrea y el dolor abdominal:

  • las especias picantes
  • el alcohol
  • los alimentos grasosos
  • algunos productos lácteos

Es posible que su médico le recomiende una dieta especial para que obtenga más nutrientes. A menudo se usan suplementos líquidos que son ricos en calorías. �stos le dan las calorías adicionales y la cantidad adecuada de vitaminas y minerales que necesita para mantenerse sano.

Cirugía

Algunas personas con enfermedad de Crohn necesitan una cirugía para tratar

  • el bloqueo
  • las fístulas
  • las infecciones
  • el sangrado

La cirugía es necesaria si las medicinas dejan de funcionar. La cirugía por lo general no hace que una persona se cure para siempre. Algunas personas necesitan someterse a varias cirugías porque la inflamación y los síntomas regresan.

La cirugía más común para la enfermedad de Crohn consiste en quitar sólo la sección enferma del intestino. En esta operación, después de quitar la parte enferma del intestino, se vuelve a unir las partes sanas.

Rara vez el cirujano no puede volver a unir los dos extremos. En este caso necesita crear una salida, o estoma, también llamada ostomía. Para producir un estoma, un extremo del intestino delgado—que no estaba conectado anteriormente—se pasa por un pequeño orificio creado en la parte inferior de la pared abdominal. El estoma tiene aproximadamente el tamaño de una moneda de 25 centavos. Luego, la persona coloca una bolsita sobre el orificio para recolectar desechos y la vacía según sea necesario.

En las personas con enfermedad de Crohn que afecta a todo o parte del intestino grueso, puede ser necesario quitar todo el colon. Esto se hace con una operación llamada colectomía. Si se quita todo el colon, en general es necesario el uso de un estoma.

Ya que es posible tener síntomas incluso después de la cirugía, los pacientes deben

  • hablar con el médico y otros pacientes antes de tomar esta decisión
  • saber qué esperar de la cirugía
  • decidir qué medicamentos funcionarían mejor para evitar luego que la enfermedad reaparezca (si es necesario tomar medicamentos)

Hay grupos de apoyo para quienes padecen enfermedad de Crohn. �stos pueden ayudarles a encontrar el apoyo que necesitan.

Las personas con enfermedad de Crohn pueden sentirse bien y no tener síntomas durante mucho tiempo. Puede que necesiten tomar medicamentos por largos períodos. Pero la mayoría pueden conservar sus trabajos, formar una familia y vivir sus vidas plenamente.

Glosario

antinflamatorio: medicamento que previene o reduce la inflamación.

colectomía: una operación para quitar todo o parte del colon.

colonoscopia: una prueba para estudiar el recto y el colon. El médico usa un tubo largo, flexible y angosto con una luz y lentes diminutas en la punta. Esto tubo se llama colonoscopio.

fístulas: un pasaje anormal entre dos órganos o entre un órgano y el exterior del cuerpo. Se producen cuando los tejidos dañados entran en contacto unos con otros y se unen mientras cicatrizan.

íleon: el extremo inferior del intestino delgado.

sigmoidoscopia: el examinar el colon sigmoide y el recto con un tubo flexible o rígido, llamado sigmoidoscopio.

Cómo obtener más información

Nota: Si quiere ponerse en contacto con una de las siguientes organizaciones, es posible que necesite la ayuda de un intérprete o algún familiar o amigo biling�e. No todas las organizaciones ofrecen asistencia en español.

Crohn’s & Colitis Foundation of America
386 Park Avenue South, 17th Floor
New York, NY 10016–8804
Teléfono: 1–800–932–2423
Correo electrónico: info@ccfa.org
Internet: www.ccfa.org

Reach Out for Youth with Ileitis and Colitis, Inc.
84 Northgate Circle
Melville, NY 11747
Teléfono: 631–293–3102
Correo electrónico: reachoutforyouth@reachoutforyouth.org
Internet: www.reachoutforyouth.org

United Ostomy Associations of America, Inc.
P.O. Box 66
Fairview, TN 37062
Teléfono: 1–800–826–0826
Correo electrónico: info@uoaa.org
Internet: www.uoaa.org

Agradecimientos

El National Digestive Diseases Information Clearinghouse, NDDIC por sus siglas, que en español se llama Centro Coordinador Nacional de Información sobre las Enfermedades Digestivas, agradece a las siguientes personas por su ayuda con la revisión científica y editorial de la versión en inglés de esta publicación:

Marla Dubinsky, M.D.
Cedars-Sinai Medical Center
Los Angeles, CA

Un agradecimiento también a Jyl Pomeroy, B.S., R.N., de Arlington Free Clinic, Arlington, VA, por facilitar la revisión de la versión en inglés de esta publicación con el público.

El Gobierno de los Estados Unidos no apoya ni prefiere ningún producto ni compañía en particular. Los nombres comerciales, patentados y de compañías que aparecen en este documento se usan únicamente porque se consideran necesarios en el contexto de la información provista. Si algún producto no se menciona, la omisión no significa ni implica que el producto no sea satisfactorio.

Esta publicación puede contener información sobre medicamentos que se usan para tratar una afección médica. Durante la preparación de este librito, el NIDDK incluyó la información más actualizada disponible. Ocasionalmente, se publica información nueva sobre medicamentos. Para recibir información al día, o si tiene preguntas sobre cualquier medicamento, comuníquese con el U.S. Food and Drug Administration (FDA). Llame gratis al 1–888–INFO–FDA (463–6332), o visite su sitio web en www.fda.gov (en español: www.fda.gov/oc/spanish/default.htm). Consulte a su médico para más información.

Definición de enfermedad diverticular

La enfermedad diverticular afecta el colon. El colon es la parte del intestino grueso que elimina los desechos del cuerpo. La enfermedad diverticular se compone de dos afecciones: diverticulosis y diverticulitis. La diverticulosis ocurre cuando unos bolsillos, llamados divertículos, se forman en el colon. Estos bolsillos se hinchan como puntos débiles en un neumático (llanta). La diverticulitis ocurre cuando los bolsillos se inflaman.

El área sombreada es el colon.

Causa de la enfermedad diverticular

Los médicos no están seguros de qué causa la enfermedad diverticular. Muchos piensan que la causa principal es una dieta baja en fibra. Es decir, consumir poca fibra habitualmente. La fibra es una parte de los alimentos que el cuerpo no puede digerir. Se encuentra en muchas frutas y vegetales.

La fibra permanece en el colon y absorbe agua, lo que facilita el paso de las heces en las evacuaciones. Las dietas con poca fibra pueden causar estreñimiento, que ocurre cuando las heces son duras y difíciles de pasar. La constipación hace que los músculos se estriñan al evacuar heces. El estreñimiento puede causar la formación de divertículos en el colon. Si quedan heces o bacterias atrapadas en los divertículos, se puede producir una diverticulitis.

Gravedad de la enfermedad diverticular

La mayoría de las personas con la enfermedad no tienen problemas graves, pero algunas personas tienen síntomas intensos. La diverticulitis puede atacar de repente y causar

  • sangrado
  • infecciones graves
  • desgarros en los divertículos
  • fístulas, que son una conexión o pasaje entre tejidos u órganos en el cuerpo que normalmente no se conectan
  • bloqueos en el sistema digestivo
  • una infección en la que el colon se rompe, provocando que las heces se evacuen desde el colon hacia el abdomen

Síntomas de la enfermedad diverticular

Los síntomas de la diverticulosis y la diverticulitis son diferentes.

Diverticulosis. Muchas personas no tienen síntomas, pero algunos tienen

  • calambres
  • hinchazón
  • constipación
  • sangrado
  • inflamación
  • fístulas

Si tiene sangrado, pasará sangre roja de color fuerte por el recto. El recto es el extremo del colon que se conecta al ano. El recto y el ano son parte del tubo digestivo, que es el pasaje por el cual van los alimentos. El sangrado rectal usualmente no causa dolor, pero puede ser peligroso. Deberá consultar a un médico de inmediato.

Diverticulitis. Las personas con diverticulitis pueden tener muchos síntomas. Con frecuencia sienten dolor en la parte inferior del abdomen. Si usted tiene diverticulitis, podría

  • tener fiebre o vómitos
  • sentirse mal del estómago
  • notar un cambio en sus hábitos de evacuación

Muchas personas padecen enfermedad diverticular

A partir de los 40 años de edad, la probabilidad de padecer esta enfermedad aumenta aproximadamente cada diez años. Cerca de la mitad de la gente de entre 60 y 80 años de edad tiene la enfermedad diverticular. Casi todas las personas mayores de 80 años la tienen.

Pruebas para detectar la enfermedad diverticular

Hay muchas pruebas que el médico puede realizar para detectar la enfermedad diverticular. La tomografía computarizada (“CT scan” en inglés) es la prueba que se usa más comúnmente. El médico inyecta un líquido en una vena del brazo. Este líquido hace que los órganos se resalten mejor en las radiografías. Tal vez le pidan que beba un líquido llamado bario en lugar de aplicarle una inyección. Luego lo colocarán en una gran máquina con forma de rosquilla para tomar radiografías.

Otras maneras de detectar la enfermedad son

  • Historia clínica. El médico le preguntará sobre
    • su salud
    • síntomas como el dolor
    • sus hábitos en cuanto a las evacuaciones
    • dieta (lo que consume)
    • cualquier medicina que tome
  • Pruebas de sangre. Estas pruebas pueden detectar infecciones.
  • Muestra de heces. Esta prueba puede mostrar sangrado en el tubo digestivo.
  • Examen digital del recto. El médico introduce un dedo cubierto con un guante en el recto para determinar si hay dolor, sangrado o bloqueo.
  • Radiografía y enema de bario. El médico introduce un líquido llamado bario en el intestino grueso a través del ano. El ano es la abertura por donde las heces salen del cuerpo. El bario hace que los divertículos aparezcan en la radiografía.
  • Colonoscopia. El médico introduce un tubo pequeño en el ano. Una cámara diminuta situada en el tubo muestra si hay divertículos.

Tratamiento de la enfermedad diverticular

El tratamiento de la enfermedad diverticular depende de qué tan grave sea el problema y si usted padece diverticulosis o diverticulitis. La mayoría de la gente mejora cambiando la dieta. Si tiene sangrado rectal, usted deberá ir al hospital para que un médico encuentre la parte del colon que está sangrando. El médico tal vez use un fármaco especial que detiene el sangrado. El médico puede decidir también operar y quitar la parte del colon que sangra.

Tratamiento de la diverticulosis

El consumo de alimentos con mucha fibra puede aliviar los síntomas. Algunas veces las medicinas para el dolor leve también pueden ayudar.

Tratamiento de la diverticulitis

El médico puede recetar antibióticos y recomendar una dieta sólo de líquidos. La mayoría de las personas mejoran con este tratamiento. Otras pueden necesitar cirugía y otros tratamientos.

  • Cirugía. Los problemas graves de diverticulitis se tratan con cirugía. Los cirujanos pueden limpiar el abdomen después de las infecciones y quitar los bolsillos sangrantes y las fístulas.
  • Resección del colon. Si padece diverticulitis muchas veces, su médico podría sugerir quitarle la parte del colon con divertículos. Las partes sanas se pueden unir. Una vez quitados los divertículos, puede evitar otras infecciones.
  • Cirugía de emergencia. Si tiene problemas graves, tal vez necesite una cirugía de emergencia para limpiar la infección y quitar parte del colon. Después, una segunda cirugía vuelve a unir las partes sanas del colon. El colon se separa por un tiempo breve entre las cirugías, ya que volver a unir el colon durante la primera cirugía a veces implica riesgos.Se necesita una colostomía temporal entre las dos cirugías. Una colostomía es una abertura en el abdomen donde se conecta una bolsa plástica para recolectar heces después de digerir la comida. El cirujano realiza una abertura, llamada estoma, y la conecta al extremo del colon.

Qué hacer sobre la enfermedad diverticular

Consuma una dieta con mucha fibra para evitar problemas. Hable con su médico acerca del uso de productos con fibra como Benefiber, Citrucel o Metamucil. El uso diario puede darle la fibra que necesita, si no la obtiene a través de su dieta.

Pregunte a su médico qué opciones de alimentos son las mejores para usted.

Comer alimentos con mucha fibra es sencillo y reduce los síntomas y problemas de la enfermedad diverticular.

Trate de comer más de lo siguiente:

  • Frutas. Manzanas, duraznos (melocotones), peras y tangerinas (mandarinas) frescos.
  • Vegetales. Brócoli, calabacín (zapallo), zanahoria y coles de Bruselas frescos.
  • Vegetales con fécula. Papas y frijoles (habichuelas) de varios tipos.
  • Granos. Pan integral, arroz integral, hojuelas de salvado y avena.

Los alimentos ricos en fibra incluyen frutas y vegetales.

Hable con su médico sobre estos cambios en la dieta. Sepa qué comer y cómo añadir más de estos alimentos ricos en fibra a su dieta.

Algunas cosas que debe recordar

  • La enfermedad diverticular es más común en personas mayores.
  • Una dieta con poca fibra es la causa más probable de la enfermedad.
  • La mayoría de la gente se trata con medicinas para el dolor y una dieta rica en fibra.
  • Añada alimentos integrales (“whole grain” en inglés), frutas con mucha fibra y vegetales a su dieta.
  • Contacte a su médico si observa síntomas tales como fiebre, escalofríos, náuseas, vómitos, dolor abdominal, sangrado rectal o cambios en los hábitos de las evacuaciones.

El Gobierno de los Estados Unidos no apoya ni prefiere ningún producto ni compañía en particular. Los nombres comerciales, propietarios y de compañías que aparecen en este documento se usan únicamente porque se consideran necesarios en el contexto de� la información provista. Si algún producto no se menciona, la omisión no significa ni implica que el producto no sea satisfactorio.

Cómo obtener más información

Nota: Si quiere ponerse en contacto con una de las siguientes organizaciones, es posible que necesite la ayuda de un intérprete o algún familiar o amigo biling�e. No todas las organizaciones ofrecen asistencia en español.

International Foundation for Functional Gastrointestinal Disorders
P.O. Box 170864
Milwaukee, WI 53217–8076
Teléfono: 1–888–964–2001 ó 414–964–1799
Fax: 414–964–7176
Correo electrónico: iffgd@iffgd.org
Internet: www.iffgd.org

American Society of Colon and Rectal Surgeons
85 W. Algonquin Road, Suite 550
Arlington Heights, IL 60005
Teléfono: 847–290–9184
Fax: 847–290–9203
Correo electrónico: ascrs@fascrs.org
Internet: www.fascrs.org

Agradecimientos

El National Digestive Diseases Information Clearinghouse, NDDIC por sus siglas, que en español se llama Centro Coordinador Nacional de Información sobre las Enfermedades Digestivas, agradece a la siguiente persona por su ayuda con la revisión científica y editorial de la versión en inglés de esta publicación:

Joshua Katz, M.D.
George Washington University School of Medicine

Gracias también a Vicki L. McClelland, directora ejecutiva de Free Medical Clinic of the Northern Shenandoah Valley en Winchester, VA, por facilitar la evaluación de la versión en inglés de esta publicación con el público.

Esta publicación puede contener información sobre medicamentos que se usan para tratar una afección médica. Durante la preparación de este librito, el NIDDK incluyó la información más actualizada disponible. Ocasionalmente, se publica información nueva sobre medicamentos. Para recibir información al día, o si tiene preguntas sobre cualquier medicamento, comuníquese con el U.S. Food and Drug Administration (FDA). Llame gratis al 1–888–INFO–FDA (463–6332), o visite su sitio web en www.fda.gov (en español: www.fda.gov/oc/spanish/default.htm). Consulte a su médico para obtener más información.

Definición de diarrea

La diarrea es un cambio en las evacuaciones intestinales que causa heces más blandas que lo normal. Las heces son lo que queda una vez que el sistema digestivo absorbe los nutrientes y líquidos de lo que usted come y bebe. El sistema digestivo está formado por el estómago, el intestino delgado y el colon.

Las heces salen del cuerpo a través del recto. Si los líquidos no se absorben, las heces serán blandas y líquidas. Las heces también serán blandas y líquidas si el sistema digestivo produce un exceso de líquidos. Las heces blandas son más abundantes que lo normal. Las personas con diarrea a menudo evacúan con frecuencia. Pueden llegar a evacuar cerca de un litro de heces líquidas en un día.

Síntomas de la diarrea

Es posible que las personas con diarrea también tengan los siguientes síntomas:

  • calambres en el abdomen (la zona entre el pecho y las caderas)
  • inflamación en el abdomen
  • sensación de molestia alrededor del ano
  • necesidad urgente de evacuar los intestinos
  • incapacidad de controlar los intestinos (incontinencia fecal)
  • escalofríos
  • fiebre

Además, las personas con diarrea pueden sentirse mal del estómago o estar deshidratadas.

Definición de deshidratación

Deshidratación significa que el cuerpo no tiene líquido suficiente para funcionar en forma adecuada. Usted pierde líquido siempre que respira, suda, orina o evacúa los intestinos. La diarrea aumenta la pérdida de líquidos a través de las evacuaciones. Junto con el líquido, usted pierde sales (sustancias químicas que el cuerpo necesita para funcionar correctamente). La pérdida de líquidos y sales puede ser grave, especialmente para los bebés, los niños pequeños y los adultos de mayor edad.

Las señales de deshidratación en adultos son las siguientes:

  • sed
  • orinar con menos frecuencia de lo normal
  • orina de color oscuro
  • piel seca
  • cansancio o mareos
  • desmayos

Además, es posible que los riñones dejen de funcionar.

Las señales de deshidratación en bebés y niños pequeños son las siguientes:

  • boca y lengua secas
  • llanto sin lágrimas
  • pañal seco durante 3 horas o más
  • fiebre alta
  • tener mucho sueño

Además, la piel de los niños parece perder elasticidad cuando tienen diarrea. No vuelve a alisarse normalmente después de pellizcarla y soltarla.

Cualquiera puede tener diarrea

Este problema común puede durar 1 ó 2 días, o algunos meses o años, dependiendo de la causa. La mayoría de las personas se mejora sin tratamiento. Pero la diarrea puede ser grave para los bebés y los adultos de mayor edad si no se reemplazan los líquidos perdidos. Muchas personas en todo el mundo mueren a causa de la diarrea. Esto se debe a la gran cantidad de agua que pierden y a la pérdida de sales que la acompaña.

Causas de la diarrea

A continuación aparecen algunas causas de la diarrea:

  • bacterias, virus o parásitos (organismos muy pequeños que viven dentro de un organismo más grande)
  • medicinas como los antibióticos
  • alimentos como la leche
  • enfermedades que afectan el estómago, el intestino delgado o el colon, como la enfermedad de Crohn y el síndrome del intestino irritable

A veces no se puede determinar ninguna causa para la diarrea.

Cuándo consultar al médico

Con frecuencia la diarrea se quita sin tratamiento. Sin embargo, puede ser una señal de un problema más grave. Debe hablar con el médico si su diarrea dura más de 3 días. También debe llamar al médico si tiene cualquiera de los siguientes síntomas:

  • señales de deshidratación
  • un fuerte dolor en el abdomen o el recto
  • fiebre de 102°F (cerca de 39°C) o más
  • heces con sangre, o negras y parecidas a brea

Los niños menores de 12 años se deshidratan mucho más fácilmente que los adultos. Llame al médico si su hijo no mejora después de 24 horas. Llame también al médico si, además de la diarrea, su hijo tiene alguno de los síntomas a continuación. (Esto es especialmente importante si su hijo tiene 6 meses o menos.)

  • heces con sangre o pus
  • heces negras
  • fiebre de más de 101.4°F (cerca de 38.5°C)
  • señales de deshidratación (véase la página 4)

Pruebas para determinar la causa de la diarrea

El médico puede hacerle pruebas para determinar la causa de la diarrea. Por ejemplo:

  • un examen físico
  • pruebas de las heces o de la sangre para buscar bacterias, parásitos u otras señales de enfermedad o infección
  • pruebas en ayunas para ver si la diarrea desaparece al dejar de comer un alimento en particular
  • una sigmoidoscopía (un examen del interior del recto y parte del colon)
  • una colonoscopía (un examen del interior de todo el colon)

Para hacer una sigmoidoscopía o una colonoscopía, el médico usa una sonda fina y flexible que tiene una luz y un lente en el extremo.

Tratamiento de la diarrea

En muchos casos de diarrea, el único tratamiento necesario es el reemplazo de los líquidos y sales perdidos. Por ejemplo:

  • Los adultos deben consumir caldo, sopa, jugos de fruta, frutas suaves o verduras.
  • Los niños deben beber un líquido especial que tiene todos los nutrientes que necesitan. Estas soluciones se venden sin receta en supermercados o farmacias. Algunos ejemplos son Pedialyte, Ceralyte e Infalyte.

En algunos casos puede ser útil tomar medicinas para detener la diarrea. Las siguientes medicinas están disponibles sin la receta de un médico:

  • loperamida (Imodium)
  • subsalicilato de bismuto (Pepto Bismol y Kaopectate)

Si los síntomas empeoran o si la diarrea dura más de 2 días, deje de tomar estas medicinas.

Debe evitar todo tipo de alimento o medicina que esté causando la diarrea. También debe evitar los alimentos que puedan empeorar la diarrea mientras está esperando que pase. Por ejemplo:

  • leche y productos lácteos, como helado o queso
  • alimentos con alto contenido graso o grasosos, como los alimentos fritos
  • alimentos que tienen mucha fibra, como las frutas cítricas (limones, naranjas, toronjas, etc.)
  • alimentos muy dulces, como pasteles y galletas dulces

Cuando se sienta mejor, comience a comer alimentos suaves y blandos. Algunos ejemplos son

  • bananas
  • arroz blanco
  • papas hervidas
  • pan tostado
  • galletas saladas
  • zanahorias cocidas
  • pollo al horno sin piel ni grasa

Los niños pueden comer bananas, arroz, puré de manzana y pan tostado.

Diarrea del viajero

Las personas que visitan otros países pueden padecer lo que se conoce como “diarrea del viajero”. Esto ocurre si consumen alimentos o agua contaminados por bacterias, virus o parásitos.

Para prevenir la diarrea del viajero, haga lo siguiente:

  • Evite tomar agua del grifo o usar cubos de hielo hechos con agua del grifo.
  • Evite tomar leche sin pasteurizar o comer productos lácteos hechos con esa leche.
  • Evite comer frutas y verduras crudas, a menos que puedan pelarse y las pele usted mismo.
  • No coma carne ni pescado crudos o apenas cocidos.
  • No coma carne ni mariscos que no estén calientes cuando se los sirvan.
  • No coma alimentos ofrecidos por vendedores callejeros o ambulantes.

Puede tomar con seguridad agua embotellada, gaseosas y bebidas calientes como café o té.

Algunas cosas que debe recordar

  • La diarrea es un problema común.
  • La diarrea es causada por bacterias, virus, parásitos, algunos alimentos o medicinas, o enfermedades que afectan el sistema digestivo.
  • La diarrea es peligrosa si usted llega a deshidratarse.
  • El tratamiento principal para la diarrea es el reemplazo de los líquidos perdidos.
  • Hable con un médico si tiene dolores fuertes en el abdomen o el recto, fiebre, sangre en las heces, señales de deshidratación o diarrea grave por más de 3 días (1 día en el caso de los niños).

El Gobierno de los Estados Unidos no apoya ni prefiere ningún producto ni compañía en particular. Los nombres comerciales, propietarios y de compañías que aparecen en este documento se usan únicamente porque se consideran necesarios en el contexto de la información provista. Si algún producto no se menciona, la omisión no significa ni implica que el producto no sea satisfactorio.

Cómo obtener más información

American College of Gastroenterology
4900–B South 31st Street
Arlington, VA 22206–1656
Teléfono: 703–820–7400
Fax: 703–931–4520
Internet: www.acg.gi.org
(Todas las opciones para contactar esta organización sólo están disponibles en inglés.)

Centers for Disease Control and Prevention
1600 Clifton Road NE.
Mail Stop G37
Atlanta, GA 30333
Teléfono: 800–311–3435 ó 404–639–3534 ó 404–639–3311
Fax: 404–371–5488
Internet: www.cdc.gov
(Para hablar con un representante en español, llame al 888-246-2857. Para ver la versión en español del sitio web, visite www.cdc.gov/spanish.)

International Foundation for Functional Gastrointestinal Disorders
P.O. Box 170864
Milwaukee, WI 53217
Teléfono: 1–888–964–2001 ó 414–964–1799
Fax: 414–964–9595
Correo electrónico: iffgd@iffgd.org
Internet: www.iffgd.org
(Todas las opciones para contactar esta organización sólo están disponibles en inglés.)

North American Society for Pediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition
P.O. Box 6
Flourtown, PA 19031
Teléfono: 215–233–0808
Fax: 215–233–3918
Correo electrónico: naspghan@naspghan.org
Internet: www.naspghan.org
(Todas las opciones para contactar esta organización sólo están disponibles en inglés.)

Agradecimientos

El National Digestive Diseases Information Clearinghouse, NDDIC por sus siglas, que en español se llama Centro Coordinador Nacional de Información sobre las Enfermedades Digestivas, quiere agradecer a las siguientes personas por su ayuda en la revisión científica y editorial de esta publicación.

Mark Donowitz, M.D.
Facultad de Medicina de la Johns Hopkins University

John S. Fordtran, M.D.
Facultad de Medicina de la Baylor University

Agradecemos también a Joe Surrat, del Digestive Center of Excellence de la University of Virginia, en Charlottesville, VA, por facilitar la evaluación de esta publicación con el público.

¿Por qué tengo gas?

Todas las personas tienen gas. Eructar o expulsar gas por el recto es una función normal del cuerpo. Como ambas cosas son vergonzosas, mucha gente cree que expulsa gas con demasiada frecuencia o en cantidad excesiva. Sin embargo, es raro que una persona tenga demasiado gas.

La mayor parte del tiempo, el gas es inodoro. El olor viene del azufre producido por bacterias en el intestino grueso. A veces, el gas causa hinchazón y dolor. No todas las personas presentan esos síntomas. La incomodidad causada por el gas depende de la cantidad producida por el organismo y del grado de sensibilidad de una persona al gas acumulado en el intestino grueso.

¿Qué puedo hacer para eliminar el gas?

Un cambio en la comida y la bebida puede ayudar a prevenir o a aliviar la acumulación de gas. Si cree que tiene demasiado gas, quizá sea conveniente que antes de ir al médico haga lo siguiente:

  1. Reduzca la cantidad de alimentos productores de gas.La cantidad de gas producida por ciertos alimentos varía de una persona a otra. La única forma de saber cuáles son sus propios límites es haciendo tanteos. A continuación se enumeran algunos alimentos productores de gas:
  • frijoles
  • verduras, como brócoli, repollo, repollitos de Bruselas, cebolla, alcachofas y espárragos
  • frutas, como peras, manzanas y duraznos
  • cereales enteros, como trigo entero y salvado
  • bebidas gaseosas y de frutas
  • leche y productos lácteos, como queso y helado
  • alimentos empacados que contienen lactosa, como pan, cereal y aderezo para ensaladas
  • alimentos dietéticos y dulces y goma de mascar sin azúcar
  1. Tome suficiente agua, bebidas no efervescentes y sopa clara. Absténgase de beber líquidos productores de gas, como bebidas gaseosas y cerveza. Si los toma, vacíelos primero en un vaso para eliminar parte del gas.
  1. Disminuya la cantidad de aire ingerido. Algunas formas de evitar la ingestión de aire son:
  • comer más despacio y masticar mejor para reducir la cantidad de aire ingerido al come
  • abstenerse de mascar goma y de comer caramelos
  • si fuma, tratar de reducir el número de cigarrillos o de abandonar el hábito
  • si tiene dentadura postiza, ir al dentista para asegurarse de que esté bien ajustada
  1. Llevar un diario.Escriba la clase (y la cantidad) de alimentos que parecen causarle el mayor número de problemas. También lleve un registro del número de veces que expulsa gas.Si después de eso todavía le molesta el gas, quizá le convenga ir al médico. Lleve su diario como ayuda para responder a las preguntas del médico sobre los hábitos de alimentación y los síntomas.

Puntos para recordar

  • Todas las personas tienen gas en las vías digestivas.
  • Las personas creen a menudo que expulsan demasiado gas, cuando en realidad no es así.
  • La expulsión frecuente de gas es normal.
  • Dos formas de reducir la cantidad de gas intestinal son las siguientes:
  • Disminuir el consumo de alimentos productores de gas.
  • Reducir la cantidad de aire ingerido.
Síndrome del intestino irritable

¿Qué es el síndrome del intestino irritable?

El síndrome del intestino irritable (IBS por sus siglas en inglés) es un trastorno funcional del intestino grueso, lo que significa que el intestino no funciona en absoluto o no funciona adecuadamente. El IBS no es una enfermedad, sino un conjunto de síntomas.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome del intestino irritable?

Los síntomas principales de IBS son

  • dolor o malestar en el vientre, que a menudo se alivia al evacuar
  • diarrea crónica, estreñimiento o ambas cosas

Otros síntomas son

  • moco blanquecino en las heces
  • vientre inflamado
  • sensación de no haber evacuado totalmente

Las mujeres con el síndrome del intestino irritable a menudo tienen más síntomas durante la menstruación.

¿Cómo sabré si tengo el síndrome del intestino irritable?

El médico podría diagnosticarle IBS tomando como base sus síntomas. No hay pruebas específicas para el IBS, pero es posible que su médico le haga algunas pruebas para descartar otros problemas de salud que pueden causar los mismos síntomas.

¿Qué puedo hacer en cuanto al síndrome del intestino irritable?

El IBS no tiene cura, pero usted puede tomar algunas medidas para aliviar los síntomas. Podría tener que probar algunas cosas diferentes para ver qué funciona mejor para usted. Su médico puede ayudarle a encontrar el plan de tratamiento adecuado, que puede comprender

  • evitar alimentos que pueden provocar los síntomas, como alimentos grasos, productos lácteos y bebidas gaseosas
  • comer alimentos que contengan fibra
  • hacer cuatro o cinco comidas peque�as en lugar de tres comidas grandes
  • tomar medicamentos que le ayuden a aliviar los síntomas
  • reducir el estrés emocional

¿Qué es la hepatitis A?

La hepatitis A es una enfermedad del hígado.

La hepatitis hace que el hígado se inflame y deje de funcionar correctamente.

Usted necesita que su hígado esté sano. Este órgano desempeña muchas funciones para mantenerlo vivo. El hígado combate las infecciones y detiene las hemorragias. Elimina medicamentos, drogas y otras sustancias tóxicas del torrente sanguíneo. También almacena energía que puede usarse en caso necesario.

¿Cuál es la causa de la hepatitis A?

La hepatitis A es causada por un virus.

Un virus es un germen que causa enfermedad. (Por ejemplo, la influenza es causada por un virus.) La gente puede transmitir los virus a otras personas. El que causa la hepatitis A se llama virus de la hepatitis A.

¿Cómo puedo contraer la hepatitis A?

La hepatitis A se propaga por medio de contacto personal con una persona que tiene la infección.

Usted puede contraer la hepatitis A por medio de

  • comer alimentos preparados por alguien con la hepatitis A
  • beber agua contaminado por la hepatitis A (en los áreas del mundo donde el higiene o las condiciones sanitarias están malas)

¿Quiénes pueden contraer la hepatitis A?

Cualquier persona puede contraer la hepatitis A.

Pero algunas personas son más propensas que otras:

  • las personas que viven con alguien que tiene hepatitis A
  • los niños que asisten a guarderías
  • las personas que trabajan en una guardería de niños
  • hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres
  • las personas que viajan a otros países donde la hepatitis A es común

¿Cuáles son los síntomas?

La hepatitis A puede hacerlo sentirse como si tuviera la influenza.

Podría ser que

  • se sienta cansado
  • tenga náuseas
  • le dé fiebre
  • pierda el apetito
  • tenga dolor de estómago
  • le dé diarrea

Algunas personas presentan

  • oscurecimiento de la orina
  • excremento de color claro
  • color amarillento de los ojos y la piel

Algunas personas no presentan ningún síntoma.

Si usted tiene síntomas o cree que podría padecer de hepatitis A, acuda a un médico. El médico le hará pruebas de sangre.

¿Cómo se trata la hepatitis A?

La mayoría de las personas que contraen la hepatitis A se recuperan por sí solas en pocas semanas.

Puede ser que usted necesite reposar en cama durante varios días o semanas, y no deberá ingerir bebidas alcohólicas hasta que se recupere. El médico le puede recetar medicamentos para aliviar los síntomas.

¿Cómo puedo protegerme?

Puede vacunarse contra la hepatitis A.

Una vacuna es una droga que usted puede recibir cuando está sano que impide que usted se enferme. Las vacunas le enseñan a su organismo a atacar ciertos virus, como el virus de la hepatitis A.

La vacuna de la hepatitis A se aplica en inyecciones. Los niños pueden recibir la vacuna después de haber cumplido los dos años de edad. Los niños de entre 2 y 18 años de edad deben recibir tres inyecciones en el plazo de un año. Los adultos deben recibir dos o tres inyecciones en el plazo de 6 a 12 meses.

Es necesario que se apliquen todas las inyecciones para quedar protegido. Si usted está viajando a otros países, asegurese de recibir todas las inyecciones antes de viajar. Si no recibió alguna inyección, llame inmediatamente a su médico o consultorio para que le den una nueva cita.

Usted puede protegerse así mismo y proteger a los demás de la hepatitis A de las siguientes maneras:

  • Siempre lávese las manos después de ir al baño y antes de preparar los alimentos o comer.
  • Use guantes si tiene que tocar el excremento de otras personas. Lávese las manos después de hacerlo.
  • Cuando visite otro país, beba agua embotellada. (Y no use cubitos de hielo ni lave la fruta y la verdura con agua del grifo.)

Para más información

Usted también puede obtener información sobre la hepatitis A de estos grupos:

American Liver Foundation (ALF)
75 Maiden Lane, Suite 603
New York, NY 10038–4810
Línea gratuita las 24 horas al día (7 días/semana): 1–800–465–4837 ó 1–888–443–7222
Teléfono: 1–800–676–9340 ó 212–668–1000
Correo electrónico: info@liverfoundation.org
Internet: www.liverfoundation.org

Hepatitis Foundation International (HFI)
504 Blick Drive
Silver Spring, MD 20904–2901
Teléfono: 1–800–891–0707 ó 301–622–4200
Telefax: 301–622–4702
Correo electrónico: hfi@comcast.net
Internet: www.hepfi.org

¿Qué es la hepatitis B?

La hepatitis B es una enfermedad del hígado.

La hepatitis hace que el hígado se inflame y deje de funcionar correctamente.

Usted necesita que su hígado esté sano. Este órgano desempeña muchas funciones para mantenerlo vivo. El hígado combate las infecciones y detiene las hemorragias. Elimina medicamentos, drogas y otras sustancias tóxicas del torrente sanguíneo. También almacena energía que puede usarse en caso necesario.

¿Cuál es la causa de la hepatitis B?

La hepatitis B es causada por un virus.

Un virus es un germen que causa enfermedad. (Por ejemplo, la influenza es causada por un virus.) La gente puede transmitir los virus a otras personas. El que causa la hepatitis B se llama virus de la hepatitis B.

¿Cómo puedo contraer la hepatitis B?

La hepatitis B se propaga por medio del contacto con la sangre, el semen, u otro líquido corporal de una persona infectada.

Usted puede contraer hepatitis B por medio de

  • tener relaciones sexuales con una persona infectada sin usar condón
  • compartir agujas para inyectarse drogas
  • hacerse un tatuaje o una perforación en alguna parte del cuerpo con instrumentos sucios que se usaron con otras personas
  • pincharse con una aguja contaminada con sangre infectada (el personal sanitario puede contraer la hepatitis B de esta forma)
  • vivir con alguien que tiene la hepatitis B
  • compartir el cepillo de dientes o la máquina de afeitar con una persona infectada
  • viajar a países donde la hepatitis B es común

También, una mujer infectada puede transmitirle la hepatitis B a su bebé en el momento en que éste nace.

Usted NO puede contraer hepatitis B por medio de

  • darle la mano a una persona infectada
  • abrazar a una persona infectada
  • sentarse junto a una persona infectada

¿Cuáles son los síntomas?

La hepatitis B puede hacerlo sentirse como si tuviera la influenza.

Podría ser que

  • se sienta cansado
  • tenga náuseas
  • le dé fiebre
  • pierda el apetito
  • tenga dolor de estómago
  • le dé diarrea

Algunas personas presentan

  • oscurecimiento de la orina
  • excremento de color claro
  • color amarillento de los ojos y la piel

Algunas personas no presentan ningún síntoma.

Si usted tiene síntomas o cree que podría padecer de hepatitis B, acuda a un médico.

¿Cuáles son las pruebas para diagnosticar la hepatitis B?

Para comprobar si usted padece de hepatitis B, el médico le hará pruebas de sangre.

Estas pruebas demuestran si usted padece de hepatitis B y cuán grave es la enfermedad.

El médico puede hacerle también una biopsia hepática.

La biopsia es una prueba sencilla. El médico extrae un pedazo muy pequeñito de su hígado por medio de una aguja. Ese fragmento de hígado se estudia en busca de signos de hepatitis B y daño del hígado.

¿Cómo se trata la hepatitis B?

El tratamiento de la hepatitis B puede consistir en

  • Un medicamento llamado interferón. Se aplica mediante inyección. A la mayoría de la gente se le da tratamiento durante cuatro meses.
  • Un medicamento llamado laminvudina. Se toma oralmente una vez por día. Generalmente el tratamiento dura un año.
  • Un medicamento llamado adefovir dipivoxil. Se toma oralmente una vez por día. Generalmente el tratamiento dura un año.
    La hepatitis B se trata con inyecciones.
  • Cirugía. Con el transcurso del tiempo, la hepatitis B puede hacer que su hígado deje de funcionar. Si eso sucede, usted necesitará un nuevo hígado. La operación se llama trasplante de hígado. Consiste en quitar el hígado propio lesionado y sustituirlo con otro hígado sano proveniente de un donante.

¿Cómo puedo protegerme?

Puede vacunarse contra la hepatitis B.

Una vacuna es una droga que usted puede recibir cuando está sano para impedir que se enferme. Las vacunas le enseñan a su organismo a atacar ciertos virus, como los virus de la hepatitis B.
Las vacunas impiden que usted
contraiga la hepatitis B.

La vacuna de la hepatitis B se aplica en tres inyecciones. Todos los bebés deben recibirla. Los lactantes reciben la primera inyección a las 12 horas de haber nacido. La segunda inyección se les aplica entre 1 y 2 meses de edad, y la tercera entre los 6 y los 18 meses de edad.

La vacuna también se los puede aplicar a los niños mayores y a los adultos. Se les aplican tres inyecciones en el plazo de seis meses. Los niños que no se han vacunado deben hacerlo.

Es necesario que se apliquen todas las inyecciones para quedar protegido. Si usted está viajando a otros países, asegurese de recibir todas las inyecciones antes de viajar. Si no recibió alguna inyección, llame inmediatamente a su médico o consultorio para que le den una nueva cita.

Usted también puede protegerse así mismo y proteger a los demás contra la hepatitis B si

    Las personas que tocan sangre en su trabajo deben usar guantes para protegerse de la hepatitis B.

  • usa condón cuando tiene relaciones sexuales
  • no comparte con nadie agujas para inyectarse drogas
  • usa guantes si tiene que tocar la sangre de otra persona
  • no usa el cepillo de dientes, o la máquina de afeitar de una persona infectada o cualquier otra cosa que pudiera tener su sangre
  • asegurese que cualquier tatuaje o perforación en una parte del cuerpo se haga con instrumentos limpios

Para más información

Usted también puede obtener información sobre la hepatitis B de estos grupos:

American Liver Foundation (ALF)
75 Maiden Lane
Suite 603
New York, NY 10038
Teléfono: 1–800–465–4837, 1–888–443–7872, ó 212–668–1000
Telefax: 212–483–8179
Correo electrónico: info@liverfoundation.org
Internet: www.liverfoundation.org

Hepatitis Foundation International (HFI)
504 Blick Drive
Silver Spring, MD 20904–2901
Teléfono: 1–800–891–0707 ó 301–622–4200
Telefax: 301–622–4702
Correo electrónico: hfi@comcast.net
Internet: www.hepfi.org

¿Qué es la hepatitis C?

La hepatitis C es una enfermedad del hígado.

La hepatitis hace que el hígado se inflame y deje de funcionar bien.

Usted necesita que su hígado esté sano. Este órgano desempeña muchas funciones para mantenerlo vivo. El hígado combate las infecciones y detiene las hemorragias. Elimina medicamentos, drogas y otras sustancias tóxicas del torrente sanguíneo. También almacena energía que puede usarse en caso necesario.

¿Cuál es la causa de la hepatitis C?

La hepatitis C es causada por un virus.

Un virus es un germen que causa enfermedad. (Por ejemplo, la influenza es causada por un virus.) La gente puede transmitir los virus a otras personas. El que causa la hepatitis C se llama virus de la hepatitis C.

¿Cómo puedo contraer la hepatitis C?

La hepatitis C se propaga por medio del contacto con la sangre de una persona infectada.

Usted puede contraer hepatitis C por medio de

  • compartir agujas para inyectarse drogas
  • pincharse con una aguja contaminada con sangre infectada (el personal de hospitales puede contraer la hepatitis C de esta forma)
  • tener relaciones sexuales con una persona infectada, especialmente si usted o su pareja tiene otras enfermedades transmitidas sexualmente
  • ser nacido de una madre que tiene la hepatitis C

Raramente, una persona puede contraer hepatitis C por medio de

  • hacerse un tatuaje o una perforación en alguna parte del cuerpo con instrumentos desesterilizados o sucios

Usted NO puede contraer hepatitis C por medio de

  • darle la mano a una persona infectada
  • abrazar a una persona infectada
  • besar a una persona infectada
  • sentarse junto a una persona infectada

¿Puedo contraer la hepatitis C por medio de una transfusión de sangre?

Si usted recibió una transfusión de sangre o un trasplante de algún órgano antes de 1992, podría tener hepatitis C.

Antes de 1992, los médicos no podían detectar el virus de la hepatitis C en la sangre, por lo que algunas personas recibieron sangre infectada. Si a usted le hicieron una transfusión de sangre o un trasplante antes de 1992, pídale a su médico que le haga la prueba de la hepatitis C.

¿Cuáles son los síntomas?

Muchas personas con hepatitis C no presentan ningún síntoma.

Sin embargo, algunas personas con hepatitis C pueden sentirse como si tuvieran la influenza.

Así, podría ser que

  • se sienta cansado
  • tenga náuseas
  • le dé fiebre
  • pierda el apetito
  • tenga dolor de estómago
  • le dé diarrea

Algunas personas presentan

  • oscurecimiento de la orina
  • excremento de color claro
  • color amarillento de los ojos y la piel

Si usted tiene síntomas o cree que podría padecer de hepatitis C, acuda a un médico.

¿Cuáles son las pruebas para diagnosticar la hepatitis C?

Para comprobar si usted padece de hepatitis C, el médico le hará pruebas de sangre.

Estas pruebas demuestran si usted padece de hepatitis C y cuán grave es la enfermedad.

El médico puede hacerle también una biopsia hepática.

La biopsia es una prueba sencilla. El médico extrae un pedazo muy pequeñito de su hígado por medio de una aguja. Ese fragmento de hígado se estudia en busca de signos de hepatitis C y daño del hígado.

¿Cómo se trata la hepatitis C?

La hepatitis C se trata con un medicamento llamado interferón solo o en combinación con la droga ribavirin.

Si padece de hepatitis C durante muchos años, usted podría necesitar cirugía. Con el transcurso del tiempo, la hepatitis C puede hacer que su hígado deje de funcionar. Si eso sucede, usted necesitará un hígado nuevo. La operación se llama trasplante de hígado. Consiste en quitar el hígado propio lesionado y sustituirlo con otro hígado sano de un donante.

¿Cómo puedo protegerme?

Usted puede protegerse a sí mismo y proteger a los demás de la hepatitis C:

  • No comparte con nadie agujas para inyectarse drogas.
  • Usa guantes si tiene que tocar la sangre de otra persona.
  • Si tiene sexo con varias personas, use un condón durante las relaciones sexuales.
  • No use el cepillo de dientes o la máquina de afeitar de una persona infectada, o cualquier otra cosa que pudiera tener su sangre.
  • Si se hace un tatuaje o perforación en alguna parte del cuerpo, asegúrese de que ello se haga con instrumentos limpios.
  • Si tiene hepatitis C, no done sangre o plasma, ya que la persona que la reciba podría infectarse con el virus.

Para más información

Usted también puede obtener información sobre la hepatitis C de estos grupos:

American Liver Foundation (ALF)
75 Maiden Lane, Suite 603
New York, NY 10038–4810
Línea gratuita las 24 horas al día (7 días/semana): 1–800–465–4837 ó 1–888–443–7222
Teléfono: 1–800–676–9340 ó 212–668–1000
Correo electrónico: info@liverfoundation.org
Internet: www.liverfoundation.org

Hepatitis Foundation International (HFI)
504 Blick Drive
Silver Spring, MD 20904–2901
Teléfono: 1–800–891–0707 ó 301–622–4200
Telefax: 301–622–4702
Correo electrónico: hfi@comcast.net
Internet: www.hepfi.org